diumenge, 25 de gener de 2009

LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE LA REPÚBLICA ROMANA: EL SENADO (II)


El Senado, formado por los hombres más representativos por su riqueza y autoridad fue una de las instituciones esenciales y más respetadas de la historia de Roma. Formado inicialmente por senadores patricios (patres), las conquistas sociales posibilitaron el acceso de los plebeyos, que recibieron el nombre de conscripti (añadidos). De ahí la denominación usual de los senadores, como patres conscripti. Con el tiempo se convirtió en una asamblea de exmagistrados pues a ella accedían automáticamente los que habían ostentado una magistratura, aunque los censores no hubieran convocado la lectio senatus (elección de senadores), que se realizaba cada cinco años. El número de senadores fue de 300 con la instauración de la república; con Sila subió a 600, con Cesar a 900 y con Augusto volvió a 600.

La convocatoria del senado se efectuaba a instancias de los magistrados que tenían derecho a convocarlo (ius cum patribus). Sus acuerdos se adoptan bajo la forma de senatus consulta que si bien no tenían valor normativo, debido a su auctoritas solçian ser siempre cumplidos por los magistrados.

Sus funciones principales eran ejercer el interregnum, en caso de vacante de un magistrado supremo, el Senado procedía al nombramiento de un sustituto llamado interrex, por periodos de cinco días hasta que se convocan los comicios centuriados para el nombramiento de un sucesor; ejercían la auctoritas patrum, la ratificación de los acuerdos de los comicios, que a partir del año 339 a.C., se convirtió en una autorización previa y sin carácter vinculante. También intervenían también en funciones políticas de alto rango: dirección suprema de la guerra, política exterior y dirección de las actividades religiosas.

(Este es el segundo de una serie de artículos dedicados a la organización política de la república romana y que ha sido publicado en el núm. 5 de la Revista digital STILUS de la Asociación cultural Hispania Romana)

diumenge, 18 de gener de 2009

YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO DE SANT PAU DE RIUSEC - SABADELL

La ciudad de Sabadell, antigua Arraona, ha entrado dentro del mundo de los descubrimientos arqueológicos. Si ya eran conocidos diversos asentamientos romanos como el de la Villa de la Salut, que podría identificarse con la "mansio Arragonem", ahora se le vienen a sumar los trabajos que se están realizando en el yacimiento arqueológico de Sant Pau de Riusec:

Transcribo aquí el escrito que el Comisionado de Patrimonio del Ayuntamiento de Sabadell, el licenciado en historia y arqueólogo Isaac Álvarez Brugada a publicado en su blog: Quadern d' Isaac Álvarez

"Este es un resumen de los principales resultados de la excavación arqueológica, siendo datos inéditos aportados por el equipo de arqueólogos dirigidos por Jordi Roig (Arrago sl):
Los trabajos arqueológicos desarrollados en Sant Pau de Riusec han dejado a la luz un interesante y extenso asentamiento de época romana republicana tipo villa (siglos II-I aC), con diferentes habitaciones y construcciones hechas con muros de piedra y arcilla. En segundo lugar, y como continuidad del asiento precedente, se ha localizado un yacimiento de época romana imperial (siglos I-III dC) correspondiente a una villa romana con muros hechos de piedra y mortero.

Además, se ha encontrado también un importante yacimiento de época altomedieval (entre los siglos IX-X al XIII-XIV), con un asentamiento o pueblo de los siglos IX-X formado por un conjunto de una veintena de silos, así como una necrópolis y una sagrera asociada iglesia románica de Sant Pau de Riu-sec. Este espacio muestra un elevado número de tumbas (cerca de doscientas) y silos de los siglos XI al XIII. Destaca por su calidad la necrópolis medieval, con presencia de estructuras funerarias singulares hechas mediante grandes fosas con cubiertas de losas y señalizaciones superiores mediante laudos hechos de cantos rodados y mortero, así como la presencia de ajuares funerarios con ollas de cerámica colocadas interior de las sepulturas. Estos tipos de enterramientos se pueden datar en el siglo XII, en la etapa en que la iglesia de San Pablo fue en manos del orden templario.

Por otro lado, y como estructura singular, se localizó en 1979 un banco de obra semicircular con una base o pilar central a modo de apoyo de una ahora de altar justo espacio del ábside románico y sellado por este ábside. Esta estructura ha sido interpretada como un Bema o banco de altar de tipo siríaca apto para una ahora en sigma, y relacionable con una pequeña iglesia de época paleocristiana emplazada al'indret. El conocimiento parcial de esta estructura y del espacio interior de la iglesia de San Pablo hace que aún no sea posible confirmar la existencia de este primer edificio de la antigüedad tardía o de la época paleocristiana.

En conjunto, y en cuanto al yacimiento romano y medieval, se ha podido constatar que ocupa una superficie de unos 6.000 metros cuadrados y que aproximadamente la mitad de la villa romana se encuentra actualmente conservada bajo el edificio de la iglesia y de la rectoría. Con esta fase de intervención arqueológica se ha llevado a cabo la delimitación en extensión de todo el yacimiento, con el fin de definir las zonas construidas de época romana y la zona de necrópolis medieval.

Este yacimiento romano republicano y romano imperial parece que se estructura a partir de un largo muro perimetral hecho en la pendiente del terreno, a modo de terraza, configurando una planta rectangular muy alargada. De este potente muro perimetral oeste salen otros muros transversales que delimitan estancias y espacios interiores, con presencia de niveles y estratos arqueológicos de abandono con abundante material cerámico y material constructivo, con restos de pavimentos de opus signinum rotos, con mayor o menor cantidad según los sectores.

Por otro lado, en esta fase de actuación también se está realizando la excavación de una parte del asentamiento romano republicano (siglos II-I aC), concretamente el extremo norte. En este sector se han identificado cuatro estancias delimitadas por muros de piedra y arcilla (ámbitos AD), así como potentes niveles de derribo de las cubiertas y de las paredes de estos ámbitos, junto con los estratos de abandono inferiores con presencia abundante de material arqueológico."


diumenge, 11 de gener de 2009

LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE LA REPÚBLICA ROMANA (I)


Con la caída de Tarquinio el Soberbio, ultimo rey, en 509 a.C., se inicia un nuevo régimen político, la República (res publica), que se fundamenta en un equilibrio, ciertamente complicada, entre los patricios y los plebeyos. El régimen que se instauró y que pervivió hasta la llegada del Principado no era una democracia ni tampoco una oligarquía, sino un sistema medio camino entre los dos.

Llegar al equilibrio no era fácil. Tras la caída de la monarquía, todos los poderes eran ostentados por la aristocracia. Pero la plebe, que exigía un papel en la adopción de las decisiones del Estado, se negó a participar en la vida social y militar, retirándose a los montes Sacro y Aventino. Los patricios conscientes de la necesidad que tenían de ellos para realizar el servicio militar, transigieron.

En 494 a.C, se creó la figura del tribunos de la plebe que tanta importancia tendría para la República. Se concedió a esta figura el derecho de paralizar cualquier decisión de los magistrrados (intercedere). Los tribunos poseían sacrosanctitas, lo que implicaba la muerte para quien atentase contra ellos. A partir de la institución de estos tribunos, los plebeyos consiguieron poco a poco ascender a los altos cargos de la República, llegando finalmente al consulado. Tras el reconocimiento de las resoluciones de las asambleas populares (plebiscita), estas decisiones eran de obligado cumplimiento por el Estado, consiguiendo finalmente la abolición del nexum o servidumbre por deudas

En lo jurídico, dentro de este proceso de obtención de derechos, la plebe consiguió la autorización de los matrimonios mixtos. Por otra parte, con la Ley de las XII Tablas, el pueblo llano logró que las leyes se pusieran por escrito y ser conocidas por todos.

(Este es el primero de una serie de artículos dedicados a la organización política de la república romana y que ha sido publicado en el núm. 5 de la Revista digital STILUS de la Asociación cultural Hispania Romana)